martes, mayo 22, 2007

NOTA DE PRENSA CDL

Según los cálculos 50 litros de combustible suponen 40 kg. (50 x 0,8= 40)

Si los Kg los multiplicamos por 3, tendremos como resultado los 120 KG de CO2 que emitimos a la atmósfera por cada 50 litros de combustible fósil. Quiere esto decir que si metiéramos este CO2 en una bolsa, pesaría esos 120 Kg que de forma tan inconsciente soltamos a la atmósfera como media por semana y coche.

Si calculamos una media en Cuenca de 5000 vehículos motorizados que consumen de media 50 litros de combustible a la semana, tendríamos:

120 Kg x 5.000 Vehículos = 600.000 Kg de CO2

Esto solamente en Cuenca. Calculando aproximadamente 10 millones de automóviles en todo el territorio nacional, obtendríamos la nada desdeñable cifra de 1.200 millones de Kg de CO2, y así seguimos sumando Europa, EE.UU, Asia (Contando con que China crece una media de 9% anual y que cada año multiplica sus emisiones).

Desde CDL, no somos ajenos a la evolución negativa que nos ofrecen los científicos sobre el calentamiento global, en CDL queremos hacer partícipe a la ciudadanía de un modelo de ciudad más limpia y sostenible, potenciando el uso de la bicicleta, implementando carriles-bici por toda la ciudad, implantando el tranvía como medio de transporte cómodo y ecológico.

Debemos mejorar el transporte público de autobuses urbanos, para ello buscaremos la máxima fiabilidad, comodidad, puntualidad como norma, aumentando el tiempo entre paradas si es necesario, de esta forma aumentaremos la eficiencia global para todos los ciudadanos de Cuenca, aumentaremos su confianza en nuestros servicios municipales, lo que redundará en beneficio para todos, consiguiendo un aumento estable de pasajeros.

Hay que pensar de una vez en las personas.

Es necesario incentivar el uso de la energía solar, crearemos una agencia municipal de intermediación, entre vecinos o comunidades de vecinos que estén dispuestos a prestar los metros cuadrados de sus tejados y las empresas o particulares que quieran invertir en esta energía limpia y de futuro. Con esta iniciativa queremos incrementar de manera exponencial el empleo de calidad en Cuenca y por otro lado reducir de manera drástica las emisiones de CO2 a la atmósfera.

13 comentarios:

Anónimo dijo...

Unas cuantas verdades incómodas para los que se creen el rollo del "calentamiento global":

En el hipotético caso de que se cumpliese el protocolo de Kyoto a rajatabla por parte de los poquísimos países que lo han firmado (y que, paradójicamente, son los que menos lo cumplen) se conseguiría disminuir la temperatura media del Hemisferio Norte en 0'07 ºC en 50 años.

En el caso de que decidiésemos volvernos idiotas y adoptar la forma de vida de la Edad de Piedra, conseguiríamos disminuir la temperatura media del planeta en 0'2 ºC en 50 años.

En el Siglo XI, por ejemplo, la temperatura de la tierra era más alta que ahora.

En el hemisferio Sur, la temperatura media no está subiendo, sino que está bajando.

Hasta hace 20 años, los ecologistas nos amenazaban a todos con los peligros del inminente ENFRIAMIENTO GLOBAL.

Desde el año 1998, la temperatura media del planeta está bajando.

Durante los años 90, el aumento de temperaturas medias se debió, ni más ni menos al cierre de muchas estaciones meteorológicas en el Ártico en la antigua Unión Soviética. Las estaciones cerraron por falta de financiación al colapsarse definitivamente el régimen comunista. Las temperaturas aportadas por dichas estaciones no fueron incluidas en los cálculos, con las lógicas consecuencias.

Aquí, cada uno puede hacerse las pajas mentales que quiera, pero:

- El clima del planeta Tierra ha cambiado toda la vida. Sigue cambiando y seguirá cambiando cuando desaparezca el ser humano. Por ello, hablar de cambio climático es hablar de una obviedad como "amanecer y atardecer".

- La contribución del ser humano al aumento de temperatura en el Hemisferio Norte (en el hemisferio Sur la temperatura está bajando) es absolutamente despreciable, comparada con muchas otras causas.

- El planeta Tierra ha registrado temperaturas más altas hace no ya tanto tiempo. De hecho, las temperaturas medidas en los años 30 eran más altas que ahora (y entonces las emisiones de "gases de efecto invernadero" y otros terribles venenos eran mucho menores que ahora).

El que quiera hacerle el juego a la "policía de la energía" que busca controlar nuestra vida (al fin y al cabo todo esto se reduce a la búsqueda de más poder) en forma de leyes y restricciones al uso de la energía necesaria para vivir como vivimos ahora, que lo haga.

Pero pensad cuánta gente se está forrando con toda esta mentira del calentamiento global y cuánta está esperando forrarse con las medidas restrictivas y el mayor control que tendrían los gobiernos sobre la vida de todos nosotros si se hiciesen las barbaridades que piden.

A ver si espabilamos.

Anónimo dijo...

jejeje, joer que bien se nos dan las matematicas, no???

Increible dijo...

Unas cuantas verdades, el protocolo de Kyoto, como tu bien dices, sirve para poco. Con respecto a volver a la edad de piedra ¿en que te vasas? si el gobierno no tuviera que agradecer a la Caixa los servicios prestados, ya que esta debe retornar la multimillonaria inversión en los gaseoductos de esoArgelia, a lo mejor invertiría en Gigavatios de energía solar, no para volver a la edad de piedra si no todo lo contrario, para consumir energía suficiente para vivir como hasta ahora y mejor que en el siglo 20. Una instalación masiva de energía solar provocaría un boom tecnológico con multitud de puestos de trabajo de calidad, ¿O es que eso no te gusta? ¿O es por el hecho de que contamina poco y eso te molesta?
Con respecto a que el clima de la tierra ha cambiado siempre, veo que estás en un grave error, jamás, no existe precedente en millones de años, en los que haya tanta concentración de CO2 en la atmósfera, por lo que empieza a ser impredecible para casi todos los científicos, aunque para ti, si 5.000 científicos dicen que el cambio climático es real (piensa que estos mileuristas van a seguir cobrando lo mismo) y unos pocos que generalmente trabajan para EXXON y otras petroleras, dicen que es una fantasía, tu crees a estos últimos por supuesto. Eso si, las predicciones se les han ido de las manos, pues lo que esperaban que ocurriera en 200 años, está ocurriendo en 25 años, como la descongelación masiva del antártico. Por lo que si queremos seguir gastando energía como hasta ahora, te propongo que colabores en la construcción masiva de energía solar, que aunque estuvieramos equivocados, si generamos en grandes cantidades estos paneles, serán mucho más eficientes, darán más potencia y la tendrémos de sobra.
Solo tienes que ver la evolución de los ordenadores.
y te digo lo mismo pero al revés, imagina cuanta gente se está forrando, ocultando el calentamiento global y cuanta está esperando forrarse con las medidas restrictivas para la instalación de energía solar, el gobierno ha reducido las subvenciones. Cuanto agradecimiento a la Caixa ¿Verdad? Digo lo mismo que tu, si no hubiera tanto control por parte de los gobiernos cuanto mejor nos iría.
Para terminar, si en Alemania, que son más ricos que aquí y más eficientes en casi todo ¿Porqué están invirtiendo masivamente en energía solar? Unos tíos tan listos, como pueden estar tan equivocados.

increible dijo...

Si se abaratan los precios de la energía solar, podría distribuirse la energía, distribuiríamos la riqueza. Al contrario de lo que dice el anónimo, los gobiernos nos tienen controlados ahora, si la energía está concentrada en poquitas manos, actualmente en España, tres empresas, hace 20 años había más de 20 empresas que suministraban energía. No se donde ve este señor las desventajas en invertir en energía solar, a no ser de que quiera un control gubernamental como ahora con los ciudadanos.
Por cierto, para fabricar combustible de hidrógeno, hace falta energía, la sobrante de la energía solar se podría aprovechar para conseguir hidrógeno, que aunque no te importe que eche humo, por lo menos si te gustará que los motores de los vehículos no hagan ruido.
Hay que evolucionar y sobre todo espabilar.

Anónimo dijo...

Sí. Estoy a sueldo de las malvadas compañías petrolíferas. Por supuesto. Lo que no sé es quién se queda con mis cheques.

increible dijo...

Ah, yo también me muevo por las grandes cantidades de dinero en cheques que me dan los científicos mileurisas para que difunda el temor en la población.

Anónimo dijo...

Amigo, es increíble, pero es cierto.

Con volver a la Edad de Piedra me refiero al hipotético caso de que volviésemos a una forma de vida donde las emisiones industriales de CO2 no existieran. La relevancia e influencia de la raza humana en los cambios de temperatura en el planeta Tierra se define sola sabiendo que, si los humanos dejásemos de existir, la temperatura de la Tierra seguiría prácticamente como está.

Respecto a los "5.000 científicos y expertos" que exhibe Al Gore (el mismo Al Gore que se negó a firmar el protocolo de Kyoto cuando era vicepresidente de los Estados Unidos, demostrando que una cosa es vivir del ecologismo, y otra hacer el idiota), ¿cuántos son científicos y cuántos son "expertos"? Científicos, muy pocos. Climatólogos, ninguno. "Expertos", casi todos... Entre los "expertos" de Al Gore hay arquitectos, ginecólogos, dueños de cadenas de supermercados.. Tú y yo podríamos estar en esa lista como "expertos".

Lo que te quiero dejar claro es lo siguiente:

- ¿Fuentes de energía más limpias? Por supuesto. Aunque las emisiones de CO2 de origen humano sean irrelevantes para la temperatura de nuestro planeta, mejor para la limpieza del aire de nuestros núcleos urbanos.

- ¿Que si no adoptamos nuevas fuentes de energía el planeta Tierra se va a freir como un huevo en una sartén? Falso.

- ¿Que la Tierra está sufriendo un aumento de temperaturas nunca antes visto y a una velocidad nunca antes conocida? Falso. En los años 30 las temperaturas medidas eran más altas que las actuales, y el ritmo de aumento de temperaturas en los primeros treinta años del siglo XX fue mayor que la de los años 90.

- Además, el aumento de temperaturas que tuvo lugar en el Hemisferio Norte durante los 90, acabó en el 98. Desde entonces, la temperatura ha vuelto a bajar.

Los catastrofistas que llevan décadas viviendo de tomarnos el pelo para poder recibir subvenciones con tus impuestos y los míos, además, llegan tarde a todas las "olas" de variaciones de temperatura de nuestro planeta.

Cuando, a finales del Siglo XIX, hablaron de "nueva edad de hielo", las temperaturas del hemisferio norte habían comenzado a subir. Cuando, en los años 40, se dedicaban a avisarnos de que la tierra se calentaba sin remedio, las temperaturas, habían empezado ya a bajar (llegando a mínimos desconocidos antes en 1966). Cuando, en los años 70 y 80 los mismos ecologistas (con nombre y apellidos) que ahora aplauden a Gore con las orejas (más miedo=más poder e influencia para ellos) avisaban de "la inminente e inevitable nueva edad de hielo", las temperaturas estaban volviendo a subir. Ahora, que nos avisan de que nos vamos a achicharrar, las temperaturas llevan bajando desde el año 1998.

Fíjate, además, en el lenguaje de estos iluminados con retraso. Siempre hablan de "proyecciones", "modelos", "probablemente", "quizás", "se espera", "se cree" y demás "verdades científicas".

La realidad, a veces, parece hasta irónica con ellos. Cuando Al Gore se estrenó en su primera conferencia para promocionar su libro y su película, en la Costa Este de Norteamérica tuvieron el segundo invierno más frío del Siglo. El verano del 2006, en Alaska, fue el más frío y lluvioso en diez años. La capa de hielo de la Antártida, en el 2006, alcanzó el mayor grosor medido hasta ahora.

Para que veas de qué va todo esto, te contaré que Gore exhibía como aval de su entonces proyecto de libro y de película a Michael Happer, eminente climatólogo. Happer fue defenestrado y despedido por Gore, cuando manifestó su desaprobación al contenido y las conclusiones reflejadas por la película. La gota que colmó el vaso de la paciencia de Gore fue la sugerencia que Happer, como científico, le hizo: medir las malvadas radiaciones UV, presuntamente incrementadas por el CO2, para comprobar si era verdad que ahora eran más intensas que hace unas décadas. Happer fue puesto de patitas en la calle y, por supuesto, las medidas nunca fueron hechas. ¿Para qué? Imagínate que los hechos desmienten nuestra gran propaganda.

Además, Happer perdió su puesto como catedrático en Princeton.

Con eso, te puedes imaginar por qué muchísimos científicos no se atreven a abrir la boca para decir la verdad.

Si, además de las películas de ciencia ficción camufladas como documentales, te interesa la realidad, te recomiendo el libro "The Politically Incorrect Guide to Global Warming and Environmentalism", de Christopher Horner (La guía políticamente incorrecta sobre el calentamiento global y el ecologismo).

Otras lecturas recomendadas:

"Politicizing Science: The Alchemy of Policy-Making", de Michael Gough (politizando la ciencia: La alquimia de elaborar políticas).

"Hard Green: Saving the Environment from the Environmentalists", de Peter W.Huber (Verde profundo: Salvar al Medio Ambiente de los Ecologistas).

Ahora mismo ignoro si están publicados en español.

Un saludo.

increible dijo...

Te voy a conceder que tienes razón, que hasta la petrolera Exxon que está empezando a reconocer el cambio climático, se hubiera vuelto loca, que Al Gore, multimillonario, también se hubiera vuelto loco para ganar mucho más dinero, y que yo soy un ignorante y tu un tipo muy listo que no se deja engañar como yo. Te lo voy a conceder. Pero concedeme por lo menos tu a mi, que invertir masivamente en energía solar nos beneficiaría a todos. Obtendríamos una energía barata en un futuro no muy lejano y no contamina, aunque para ti eso sea insignificante, pero por favor no lo mires solamente por el terreno ecologista, míralo ya por el terreno energético y su utilidad. Muchas gracias.

Anónimo dijo...

Ya te digo que aprovechar la energía solar, eólica y otras energías "limpias" es una idea inmejorable. Y que conseguiremos un aire más limpio en nuestras ciudades (¿quién no lo quiere?). Pero también te digo que, con eso, no estamos salvando al planeta de nada, ni de ninguna catástrofe.

Yo también te reconozco que hay un "cambio climático". Siempre lo ha habido y siempre lo habrá, en un sentido u otro (es como preocuparse porque hay amanecer y atardecer). Pero ya te digo que, desde el año 98, nos toca cambio en forma de descenso de temperaturas.

No soy ningún tipo más listo que tú. No lo creo, sinceramente. Simplemente he tenido la suerte de interesarme por un tema ("el calentamiento global") y leer algunas cosas al respecto. Lo que me he encontrado no tiene absolutamente nada que ver con lo que nos cuentan.

Pero fíjate como ese calentamiento global que ya pasó (como tantos otros calentamientos y enfriamientos globales que pasaron y pasarán) está sirviendo de titular de prensa para algunos partidos en campaña electoral.

"Tenemos un gran problema con el calentamiento global: acabó en 1998" . Bob Carter, en un artículo publicado en el diario británico "The Telegraph", el 9 de Julio de 2006.

Anónimo dijo...

Por cierto, Al Gore no está loco. Ni mucho menos. El truco de su película es muy sencillo:

En todo momento, hay zonas del planeta cuya temperatura aumenta, en otras disminuye, en otras llueve más, y en otras llueve menos.

Ahora imagínate que yo hago una película SOLAMENTE sobre las zonas en las que la temperatura ha aumentado los últimos años (dentro de un ciclo normal y habitual de variación de temperaturas), y sobre las zonas en las que se pasa por un período (totalmente normal, por cierto) de menos lluvias, dentro del ciclo normal de variación de precipitaciones. Y luego te dejo creer que eso es lo que pasa en todas partes. Y te dejo creer que eso que es parte de un ciclo normal que lleva sucediendo toda la vida es algo totalmente nuevo provocado por el hombre...

Increible dijo...

¿A que tu lo tienes clarísimo? Yo también.

anónimo 2 dijo...

El anónimo tiene razón, AL Gore se equivoca, el cambio climático es peor de lo que explica en su vídeo. Alcázar de San Juan, 210 litros por metro cuadrado. No existen precedentes. Nos vamos pareciendo a los países desérticos, lluvias torrenciales y largos periodos de sequía.

increible dijo...

Cuando Colón dijo que la tierra era redonda, los que eran se crían más listos y espabilados, se reían y mofaban de tales aseveraciones, había otros ¿más ilusos? que creían a Cristóbal. Empiezo a pensar que pasa lo mismo con el cambio climático, los que creen que todo lo relacionado con el calentamiento global es mentira, son los que ven la tierra plana.